martes, 19 de mayo de 2015

Quiche sin base de cabalacín, queso feta y cebollino


Reconozco que me encantan todo tipo de tartas saladas, ya sean quiches, flamiches,... las que os imaginéis. Pero claro, el problema viene cuando decidimos que tenemos que cuidar algo más la línea y comenzamos a controlar que si no comer tantos hidratos o incluso no mezclar según que alimentos. Ya saben ustedes, cosas que nos planteamos cuando llega la odiosa operación bikini.

Por eso hoy os traigo una QUICHE SIN BASE DE CABALACÍN, formando unas espirales monísimas que darán mucho que hablar, QUESO FETA Y CEBOLLINO, y es que podemos convertir la quiche que más nos guste en un flan y quedar como reyes, os aseguro que da el pego y queda deliciosa. Ya sea por cuidar la línea o porque ese día justamente no nos apetece ponernos a hacer ningún tipo de masa.


Reconozco que ahora que he decido volver a estudiar, y no algo facilito, nada menos que las oposiciones para el cuerpo de arquitectos de hacienda, ya, ya lo se, estoy loca. Dispongo aún de menos tiempo del que solía disponer, por eso que según el día, el nivel de lío, cansancio o incluso pereza, salen recetas tan vistosas como esta QUICHE SIN BASE DE CALABACIÍN, QUESO FETA Y CEBOLLINO, ya os digo que en un momentito y simplemente porque decidí que no llevaría base.

¿No os parece que ha quedado una receta ideal y súper vistosa para sorprender a todos tus comensales? ¡En casa se quedaron encantados, incluso repitieron!.











{QUICHE SIN BASE DE CALABACÍN, QUESO FETA Y CEBOLLINO}

INGREDIENTES: 4 personas

  • 2 calabacines
  • 75 gr queso feta desmenuzado
  • 3 c.s. cebollino picado
  • 4 huevos
  • 150 ml leche
  • 150 ml nata
  • Mantequilla
  • Pan rallado
  • Sal
  • Pimienta

ELABORACIÓN:
  1. Precalentamos el horno a 180º C., calor arriba y abajo con ventilador.
  2. Lavamos los calabacines, cortamos los extremos y con ayuda de una mandolina cortamos el calabacín longitudinalmente en láminas finas. Reservamos
  3. Untamos el molde que vayamos a utilizar, en mi caso uno cerámico de 20x20cm., con mantequilla y espolvoreamos con el pan rallado. Con ésto evitaremos que la quiche se pegue.
  4. Una vez encamisado el molde distribuimos en el fondo el queso feta desmenuzado y el cebollino picado.
  5. Seguidamente iremos enrollando las láminas de calabacín y colocándolas verticalmente en el molde hasta llenarlo.
  6. A continuación, verteremos la crema con ayuda de un dosificador, que habremos preparado mezclando la leche, la nata y los huevos y rectificando de sal y pimienta. ¡Ojo con la sal que el queso feta ya es salado de por si!.
  7. Llevamos al horno y horneamos durante unos 40 minutos o hasta que la crema haya cuajado totalmente.

Mis notas de cocina:

* Si quisierais preparar la quiche con base podéis usar la receta de masa quebrada que aparece en la quiche de salmón y espárragos o en la flamiche de puerros. Es una masa muy sencilla y para mi la mejor de trabajar.
* Cuándo la esteis horneando fijaros en el centro ya que es la parte que tardará más en cuajar.
* Antes de cortarla para servir os aconsejo dejarla reposar unos minutos para que termine de coger la consistencia adecuada.
* Recuerden que el calabacín quizás soltará agua al cocinarse, no hay ningún problema, ya os digo que queda fabulosa.


Loreto  Sabores de colores

1 comentario:

Muchas gracias por vuestra visita y vuestros comentarios, ¡¡me encantan!! si tenéis cualquier dudilla en uno de los comentarios os la contestaré en otro como respuesta :)

Blogging tips