jueves, 23 de marzo de 2017

Crema de calabacín blanco y hierbabuena



Las cremas de verduras siempre son un éxito, pero también es verdad que siempre optamos por preparar las mismas y podemos acabar un poco cansados de ellas. Así que como hay que comer verdura y las cremas siempre son una buena opción reconfortante vamos a por una propuesta ideal,

Por Canarias, de siempre se ha utilizado el calabacín blanco, o mejor dicho, verde clarito, se trata de un calabacín algo más dulce y con más cantidad de agua. De hecho, a las islas no hace tanto que comenzó a llegar el zuchinni, (también te serviría para la receta). ¡Curiosidades de la vida!.

Por otro lado, tengo siempre el recuerdo del aroma de la hierbabuena, ya sea en dulces como en salado, y me creeréis que la combinación del calabacín con la hierbabuena es una auténtica maravilla. Con su fusión conseguiremos una deliciosa crema fresca, aromática y equilibrada.

En mi caso para conseguir un aroma suave y delicado la hierbabuena la infusionaremos, si la trituráramos con la crema podemos arriesgarnos a que la crema amargue y no sea para nada agradable.

Por otro lado veréis que la crema no lleva patata, es una pequeña manía que tenemos en casa y es que no utilizamos patatas en las cremas de verdura a no ser que sea estrictamente necesario. El truco de la textura cremosa lo dejamos a la cantidad de agua que utilicemos, es un truquito que va genial.

¡Vamos a por la receta!




{CREMA DE CALABACÍN BLANCO Y HIERBABUENA}

INGREDIENTES: 4 personas
  • 1 kilo calabacín blanco (3 aproximadamente)
  • 2 puerros medianos
  • 2 dientes ajo
  • 1 cebolla mediana
  • 500 ml agua
  • 1/2 manojo de hierbabuena
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Nuez moscada
  • Sal 
  • Pimienta

ELABORACIÓN:
  1. En una cazuela de unos 20 cm pochamos los ajos, la cebolla y el puerro, todo ello picado. Salpimentamos y pocharemos unos 15 minutos o hasta que la verdura esté tierna.
  2. A continuación añadimos los calabacines limpios y cortados en cubos. Cubrimos con el agua y dejamos cocinar unos 30-40 minutos.
  3. Trituramos bien la mezcla, llevamos a ebullición de nuevo y rectificamos de sal, pimienta y nuez moscada. 
  4. Apagamos el fuego y añadimos el medio manojo de hierbabuena, dejamos infusionar unos 5 minutos.
  5. Por último tras haber conseguido que la hierbabuena desprenda todo su aroma la retiramos de la crema.
  6. Servimos caliente y si quisiéramos con un toquito de nata. ¡Le va ideal!



Como podéis ver se trata de una receta muy pero que muy sencilla, aromática, refrescante y deliciosa, ideal para la tan temida operación bikini o simplemente para ampliar ese repertorio de cremas que tenemos de cabecera. ¡En casa es siempre un éxito y quien no la ha probado se queda encantado a la par de sorprendido!

¡A cocinar!

Loreto.



Más recetas con calabacín blanco:

4 comentarios:

  1. Imagino el espectacular sabor que le dará el manojo de hierbabuena. Tendré que probar la receta

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que sí, conseguimos un aroma y un sabor muy rico. Si la pruebas nos cuentas ;).

      Eliminar
  2. Este toque de hierbabuena... hay que probarlo!!
    Un beso de las chicas de Cocinando con las Chachas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siii es una maravilla! Si lo prueban nos cuentan 😊
      Muaksss

      Eliminar

Muchas gracias por vuestra visita y vuestros comentarios, ¡¡me encantan!! si tenéis cualquier dudilla en uno de los comentarios os la contestaré en otro como respuesta :)

Blogging tips